Mis fundas Nexus 5

deliriosfriki_nexus_fundasN5_1Al fin llegamos al último dispositivo Nexus que he tenido el placer de comprar, al menos por ahora. Después de mi experiencia con el Nexus 4, fui directamente a por una funda Ringke Fusion. Además, la versión para el Nexus 5 era incluso más barata. Luego descubrí por qué. La funda en sí estaba bien, pero la bajada de calidad de los materiales era bastante notable. Estuve un tiempo con ella. Cumplía su función de proteger y era agradable al tacto, pero sentía que algo fallaba. Aunque no me había decidido a cambiarla, de vez en cuando miraba las fundas disponibles, para ver si alguna me daba al ojo.

deliriosfriki_nexus_fundasN5_2

Fotos realizadas con el Nexus 7. Montaje con Pixlr Express.

Y así llegó a mis manos la funda Ringke Slim. Cuando la vi, mi neurona (se me ha vuelto algo inestable pero aún es de fiar) la eligió cuán Santo Grial de las fundas. Esta nueva funda no cubría los botones, era más fina (como su nombre indica ya lo sé) y daba menos protección. Lo que más me dolió fue tapar la palabra “Nexus”. Le tengo mucho cariño y me gusta verla, a veces, hasta pasar el dedo por encima (ya hemos dejado claro que mi cordura escapó hace rato). El único problema que puede tener esta funda es la dificultad a la hora de quitarla y ponerla. Me daba la sensación de hacer trabajos forzados.

Uno de los fallos de los primeros Nexus 5 fue una botonera un tanto floja. Al usarla continuamente me daba la impresión de que se me iba a romper algún día. Fue la razón por la que decidí seguir buscando por la funda ideal. Al ver que no encontraba nada de mi gusto en Amazon (tienda predilecta, pero sin descartar otras), probé suerte en Octilus (bastante completa en cuanto a accesorios pero más cara).

deliriosfriki_nexus_fundas2

Fotos realizadas con el Nexus 4. Montaje con Pixlr Express.

La vi, la quise y la compré. Spigen Ultra Hybrid Crystal Transparent. Vaya nombrecito le pusieron, aunque fácil de interpretar. Es una híbrida como la Ringke Fusion, pero en este caso totalmente transparente. Es un poco más cara, unos 5€, pero también es de mejor calidad. Es muy agradable al tacto, no resbala en las superficies y protege especialmente los bordes del dispositivo. Lo vuelve más “solido”, y seguro claro.

Desgraciadamente, las tres fundas tienen un defecto. A parte de las constantes marcas de dedos, la parte trasera se raya fácilmente, tanto por dentro como por fuera. Sí, también por dentro. No sé cómo pero se raya. Son pequeñas líneas que no estropean el diseño ni son visibles a primera vista (al menos la mayoría), pero ahí están.

La razón por la que siempre, siempre me compro una funda para el móvil por mucho que me guste a pelo, es por protección. Tal vez los Nexus no sean tan caros como los demás gamas altas, pero cuestan su dinero. Además, el precio de cambiarle el cristal por ejemplo sí está a la par de sus congéneres. Por no hablar de tener que estar sin él una temporada al mandarlo al servicio técnico. Prefiero gastar un poco en protección y olvidarme de problemas posteriores. En el próximo post de esta saga veremos otro tipo de protección, los protectores de pantalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s